Medicina Integrativa

La Medicina Integrativa engloba la medicina tradicional y la medicina natural, para poner a disposición del paciente todas las herramientas terapéuticas posibles para su sanación. Entrega un planteamiento holístico respecto a la visión del paciente, lo que quiere decir que lo ve “como un todo”. Esto permite tener una visión más amplia e integrativa de la salud y sus procesos fisiológicos, psicológicos, nutricionales y sociales.

La Medicina Integrativa está orientada a la restitución de la salud, por lo tanto pretende ser curativa. Esto le da un nuevo enfoque y posibles soluciones a pacientes con enfermedades crónicas que hasta el momento han recibido tratamientos únicamente paliativos.

El abordaje es integral, combinando tratamientos convencionales con alternativas terapéuticas complementarias, potencia los resultados enormemente, obteniendo una mejor calidad de vida.

Medicina bioreguladora, una novedosa terapia y sin efectos secundarios

Los avances en medicina son cada vez mayores y respetuosos con el cuerpo, ya que buscamos afectar lo menos posible a los propios mecanismos que nuestro organismo tiene para curarse o hacer frente a una enfermedad. Por ello se ha desarrollado una forma de terapia totalmente novedosa.

¿En qué consiste la Medicina Bioreguladora?

Se trata de la medicina, en la que es el propio organismo el que se acaba curando por sí mismo con la ayuda de los medicamentos biorreguladores. Además, tiene un efecto muy importante en mantener el funcionamiento normal de nuestros sistemas y de limpiar y desintoxicar nuestro organismo.

¿Qué tipos de medicamentos utiliza?

Los fármacos biorreguladore se componen de principios activos de origen vegetal y mineral, en microdosis, equivalentes a las que se encuentran en el sistema inmune, y así se favorecen los mecanismos de recuperación natural del organismo. Estos están avalados por numerosos estudios clínicos, capaces de ofrecer soluciones terapéuticas eficaces y seguras.

¿Puede tener efectos secundarios?

Este tipo de medicina es totalmente afín al organismo, y según los expertos, en ningún caso sucederá que para solucionar un problema se agrave o desarrolle otros que no existían.

La medicina biorreguladora modula los sistemas de defensa del propio organismo con el fin de mejorar la salud. La diferencia con los medicamentos convencionales, radica en que el mecanismo de acción suele basarse en la inhibición de determinadas vías metabólicas. , y la medicina biorreguladora no.

La medicina bioreguladora se complementa con la medicina tradicional

Eso sí, sería un grave error olvidar que los fármacos convencionales son unos elementos muy importantes en el tratamiento de muchas enfermedades, pero también es interesante tener presente que no son la única alternativa terapéutica.

Por ello, muchos médicos se están uniendo a este tipo de medicina, ya que la consideran mucho más natural y eficaz. Las patologías virales y los procesos que cursan con inflamación son las principales indicaciones de la medicina biorreguladora.

¿Quienes pueden tratarse con medicina bioreguladora?

Cualquier persona independiente de la edad podría tratarse con medicina integrativa, desde el nacimiento hasta la vejez, debido a que no hay efectos secundarios. La medicina integrativa trata:
Crónicos

  • Hipertensión
  • Hiper e hipotiroidismo
  • Obesidad y sobrepeso
  • Dislipidemia (colesterol alto)
  • Diabetes y Resistencia a la insulina
  • Fibromialgia
  • Jaquecas o cefaleas crónicas
  • Colon irritable y dolores gastrointestinales
  • Cansancio y fatiga crónica
  • Enfermedad Celiaca
  • Artrosis y artritis
  • Enfermedades reumatoídeas
  • Asma
  • EPOC
Alergias y sensibilidades
  • Dermatitis
  • Alergias e intolerancias alimentarias como a la lactosa, gluten, maíz, soya u otros.
Psicología & Psiquiátrica
  • Transtornos de ansiedad e irritabilidad
  • Déficit atencional en adultos y niños
  • Hiperactividad
  • Trastornos de personalidad del espectro Autista y Asperger
Infecciones recurrentes
  • Respiratoria, como resfríos, bronquitis y sinusitis a repetición.
  • Genitourinaria, como cistitis, vulvovaginitis
  • Dermatológicas
  • Gastrointestinales
Otros
  • Vértigo
  • Acumulación de toxinas
  • Linfedema
  • Dolores Menstruales
  • Fertilidad
  • Dolores Crónicos
  • Potenciación del sistema inmune
  • Psoriasis

Los medicamentos tradicionales pueden causar como efecto secundario dolores de estómago, de cabeza, intestinales, daño renal y hepático, lo que en el tiempo requiere dependencia del medicamento ya usado, incluso en mayores dosis, y el uso de medicamentos que intenten parchar los efectos secundarios anteriormente mencionados. Estos en general están reemplazando procesos fisiológicos naturales del cuerpo, dicho en otras palabras, procesos que el cuerpo debería realizar normalmente, como lo son la producción de hormonas, la regulación del azúcar e insulina, de la presión arterial, del ánimo, entre otros.

Invitamos a los pacientes a que opten por esta área de la medicina si no han podido encontrar soluciones o respuestas en la medicina convencional, si están cansados de los efectos secundarios de los medicamentos tradicionales o si desean disminuir su consumo, que deseen desintoxicarse o buscan un cambio en su estilo de vida más saludable y de ser partícipes de su propia salud.

¿Qué beneficios tiene tratarse con medicina bioreguladora?

Los principales beneficios de utilizar estos fármacos biorreguladores es la reducción del tiempo de tratamiento, de una manera natural, sin inhibir a los procesos naturales que suceden en nuestro cuerpo y sin efectos secundarios. Es una opción terapéutica más, que cuenta con una alta tolerancia por parte de los pacientes. De ahí la importancia de su utilización ámbitos tan especiales como la medicina deportiva, la pediatría o en enfermedades crónicas que necesiten tratamiento farmacológico de larga duración.

¿Cuánto dura la atención médica?

En Clínica Vita encontrarás un destacado equipo de profesionales interesados en lograr una recuperación óptima de nuestros pacientes, poniendo énfasis en la importancia de la relación paciente-tratante.

Para disponer del tiempo necesario para realizar una buena atención, las horas de atención médica son de 40 minutos.