Bruxismo y disfunciones de la articulación temporo mandibular


El bruxismo es el habitual, y por lo general involuntario , apriete y / o rechinado de los dientes. Es frecuente, ya que afecta aproximadamente a un 30% de la población. Usualmente ocurre en la noche, aunque hay personas que también lo hacen en el día. El Bruxismo es un gran ejemplo de que si no tratamos un problema pequeño, este se puede volver grande, debido a las consecuencias dentales y articulares que este puede tener, además de la disminución en la calidad de vida por el aumento de sus síntomas.


SIGNOS Y SÍNTOMAS DEL BRUXISMO

Evalúa tu condición

Los pacientes que bruxan generalmente amanecen con dolor en el cuello, cara, dientes y/o cabeza. Sin embargo, hay signos y síntomas más específicos con los que podemos saber si es que estamos bruxando o si presentamos alguna disfunción en la articulación temporomandibular:

  • Mayor tensión y dolor en la musculatura que se encuentra en la zona lateral de tu cara y cráneo. Podrás encontrar puntos dolorosos también si es que palpas esta zona con atención.
  • Sensación de cansancio o dolor en la articulación temporo mandibular, que se puede presentar por delante o detrás de la oreja.
  • Incapacidad de abrir o cerrar completamente la boca.
  • Sentir un click o resalte al abrir o cerrar la boca.
  • Dolores de cabeza y/o cuello crónicos.
  • Sonido de rechinar los dientes al dormir, lo cual nos comunica generalmente otra persona.
  • No encontrar una posición cómoda de mordida.
  • Hay algunos signos dentales que podemos ver, entre los que se encuentran la hipersensibilidad, dientes adoloridos al masticar, mobilidad de dientes, roturas de dientes sin causa.
  • Existen otros desgastes relacionados a los dientes los cuales los podrá evaluar su dentista.


Importante: Sus posibles consecuencias a largo plazo pueden ser más severas de lo que creemos, entre las que se encuentran un desgaste mayor dental, además de posibles fracturas de dientes, mayor desgaste en la articulación temporo mandibular, disminución en la calidad de vida del paciente producto de dolores crónicos de cabeza y cuello.


TRATAMIENTO DEL BRUXISMO Y DISFUNCIONES DE ATM

Te entregamos soluciones naturales que te ayudarán a disminuir y solucionar tu problema

El tratamiento estándar para estas situaciones por lo general implica el uso de un protector o placa bucal en la noche. Esto protege a los dientes, y puede ayudar con la tensión y dolor en la mandíbula, pero no aborda el problema de fondo. También se utilizan analgésicos y relajantes musculares. En casos severos, la cirugía puede realizarse para corregir los problemas estructurales de la mandíbula.

El manejo interdisciplinario con acupuntura, quiropraxia y kinesiología ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de la ATM. y, a diferencia de los tratamientos sintomáticos, los resultados pueden ser de larga duración.

En algunos casos, cuando la alineación está muy comprometida, la evaluación y tratamiento con un quiropráctico puede ayudar a mover la mandíbula en una mejor posición de trabajo, mientras que la acupuntura y la kinesiología le ayudará a mantener la zona relajada y mantener una mejor alineación.

En Clínica Vita te ofrecemos un tratamiento dirigido a disminuir la tensión, la inflamación, y la desalineación en la articulación. Disminuir el espasmo muscular permite que la mandíbula se mueva más libremente y mejore el alineamiento de forma natural.

Algunas Recomendaciones

Cuidados personales para el dolor de la mandíbula

En primer lugar, consulte a su dentista. Él o ella podría encontrar un problema estructural que está contribuyendo a su dolor y le podrá guiar los pasos a seguir en el tratamiento, además de evaluar la posibilidad de usar un plano de relajación.

Por otro lado, podemos realizar cambios pequeños en nuestro día a día que nos pueden ayudar, entre los que tenemos comer alimentos blandos y masticar con cuidado, evitar comer chicle y mordisquearse las uñas, hacer consciencia respecto a si apretamos o hacemos rechinar los dientes durante el día y conscientemente relajar la musculatura que lo realiza.

Finalmente, lo mejor que puedes hacer por ti es manejar tu nivel de estrés. No es el único factor en los problemas de la ATM, sin embargo es un gran contribuyente al dolor en la mandíbula. Vale la pena encontrar formas de manejar el estrés y liberar la tensión y resolver los problemas que realmente están molestando. Esto ayudará a que tus tratamientos funcionen mejor y que se prolonguen por más tiempo.